Viajes Contemplativos

Ávila mística

Las relaciones son fundamentales en nuestra vida porque son las que determinan quienes somos. Si no hay relación, la persona no puede crecer. Para eso hay que “salir de ti para abrirte al otro” porque experimentando lo que significa ser amado es cuando descubres que eres capaz de amar. 

Amar implica ponerte en el lugar del otro. 

Es importante dedicar tiempo a construir relaciones de intimidad con otras personas para, así, poder ser transformados y transformar. Perder el miedo y la vergüenza a compartir estados afectivos con quienes nos sintamos en confianza y, también, la atención amorosa a los demás son vías para crear vínculos profundos. Pero es importante hacerlo con paciencia y poco a poco ya que, pasar de ser conocido a íntimo de alguien requiere su tiempo.

Santa Teresa de Jesús decía que hay que “hacerse espaldas unos a otros”, es decir, “ser sostén” para los demás porque nos necesitamos para gozar delbienestar emocional. 

Para gestionar los conflictos que puedan surgir en la relación con otros, ayuda pensar que no somos solo nuestra conducta sino un misterio que va mucho más allá. Nuestra manera de actuar es la respuesta a las necesidades interiores que tenemos. Todos sentimoscarencias. Buscamos ser amados y valorados. Poner en práctica la voluntad de perdonar es también clave para conseguir este objetivo.

Barth, teólogo contemporáneo, sugirió un cambio en la famosa premisa de Descartes. Pasar del “Pienso, luego existo” al “Soy pensado, luego existo”. Es decir, existo en la medida que el otro me piensa, me considera y me valora. Decía también Santa Teresa: “No está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho”.

Crear tu propia red de relaciones personales y cuidarlas con amor da un gran sentido a nuestra existencia.

Estos son algunos de los apuntes que tomé durante el curso de “Experiencia relacional como apertura amorosa al otro-Otro” que la psicóloga María Noel impartió en “CITES. Universidad de la Mística” de Ávila (www.mistica.es).

Y es que Ávila es otro de mis lugares favoritos de España para disfrutar de actividades contemplativas.

Aprovecho para compartir esta poesía de Santa Teresa que tanto me gusta:

“Nada te turbe, 
nada te espante;
todo se pasa,
Dios no se muda.

La paciencia
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene
nada le falta.

Sólo Dios basta”

María de León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *